jueves, enero 03, 2008

Siringa

la musica dibuja el paisaje
Eolo sonrie desde un rincon
el canto desolado del dios Pan
persigue la melodia de un rio traidor

el bosque de mi cabeza
tornasol de verde orquesta
sinfonias para el oido
que nunca escucho

Pan

gran dios rio Ladon
sueño liquido de rocas
reclamale despertar mis ardores
sonambulos en su noche vientre
Rio

el reflejo de un dios sin hombre
eclipso de cielos mi regazo
mi devenir concibio su sombra
y este delta sus ultimos desafios

ahora en otra sed descansa
el agua de los que bailan
sobre el puente de niebla
al son de su espuma y recorrido.

1 Comments:

Anonymous ana said...

Encantadora la metamorfosis de presencias antiguas en lenguajes modernos... sigue ahí la memoria ancestral.

Vos como siempre tan bello; que bueno encontrar nuevas y agradables sorpresas en este lugar.

10:40 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home